domingo, 23 de septiembre de 2018

Chinese culture in the west?


Last weekend I was in the movies, I watched a very bad one. What impressed me was not how bad it was, it is because was that for the very first time, I experienced the Chinese influence: I realized that the production company was Chinese. I went back home, and I started to look for more Hollywood movies with Chinese production companies or any other Chinese connection.

I realized that there are Chinese investments in Sony pictures, I understood why in Transformers (the movie) you find a lot of scenes in China and Asia, or why the number of Chinese actors and actresses is rising in Hollywood.  Please, don´t misunderstand me. I do like it, the more people from different countries involved in the industry, the more interesting films we are going to watch (not like the one I watched).

But until that time, it was very clear how China is increasing its influence in all the aspects: beyond, the news, the stock market, Chinese companies buying American ones or the growing number of Chinese students in North America. This country is not just playing economics and politics with a worldwide perspective, they understand what a global player means.  

Through these actions this country had started to conquer our values and minds to create societies that support Chinese ideals, just as US did at the beginning of the XX century. For instance, for the world is normal to watch Hollywood movies, The Simpsons, to follow baseball or American Football, the American values had become the world values (democracy, rule of law and free market), this was done through an excellent cultural marketing where Hollywood and music were/ are key players. Why is not possible that in some decades we are going to have the same with China?

Talking to people on the street or friends, the major part do not think that China is going to have the same role that US in the coming years, which is a warning signal. Because we are not preparing ourselves to face this. We are not taking the time to learn mandarin, we are not interested to study about Confucius, or what does it mean “two systems, one country”?, etc.

Furthermore, if China achieves the same influence as the US today, it means that we are going to accept the one-party regimes? As the communist party in China?  Or we are going to trade no matter if a country has a dictatorship or a democracy? What is going to happen with role of women (that still has a lot to improve in the west)?

Canada and the world must start to think about these challenges. China is not just about money and global presence. We are the generation that is going to witness the changing leadership of the world, and leadership implies, having an impact on our daily life, just as the movies.

martes, 7 de agosto de 2018

CARTA ABIERTA A LA ELITE COLOMBIANA




Estimados miembros de la elite colombiana, y por elite colombiana me refiero a las familias, clubes, empresarios y mismos círculos sociales que han gobernado en el país durante toda su historia. El país sabe exactamente de quienes hablo, sus acciones y consecuencias en la sociedad.

Antes de escribir esta carta, quiero dejarles algo claro. No estoy en contra de la elite, ellas tienen un rol vital dentro de todas las sociedades liberales. Son ellas quienes dirigen, mantienen y preparan el futuro de las sociedades. Por ejemplo, las elites de comerciantes de Estados Unidos fueron las que dirigieron al país a consolidar el ideal del “sueño americano” (que ya no existe) donde todo aquel que tenga una buena idea o negocio y sea disciplinado, puede cumplir su sueño; o la elite francesa fue la encargada de emprender la V república, donde las libertades individuales y el libre desarrollo de los ciudadanos han sido pilares; o en la antigua roma fue la elite quien tuvo la visión de Imperio, de creación del Senado o la construcción de los acueductos más completos de la antigüedad como es el de Roma.

Como ven, las élites han sido protagonistas de la historia. Por mi conocimiento de la elite, el funcionamiento del estado y la historia colombiana, me atrevo a darles un consejo. Cambien.

En algunos casos como en Estados Unidos la elite ha trabajado exitosamente (a pesar de Donald Trump), pero nuestro caso, definitivamente ha sido todo lo contrario. Por esto,

Déjenme recordarles como ustedes se han convertido en quienes han dirigido el país por más de 2 siglos. Colombia ha sido un país agrícola toda su historia, por ende, la tecnología, la industria y los bienes de lujo fueron traídos desde el exterior. En consecuencia, esa clase comerciante, encargada del relacionamiento con Europa o Estados Unidos se ha convertido desde los inicios de Colombia en quienes ostentan el poder. Sin embargo, existe también una parte de la elite es origen agrícola, quienes ostentan la tierra, gracias a nuestra naturaleza agrícola.

Durante toda nuestra historia, estos dos sectores dirigentes del país han trabajado juntas. El ejemplo más concreto fue el Frente Nacional, o el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán.

Con este breve contexto de donde ustedes vienen, déjenme decirles: con la elección de Ivan Duque como presidente, ustedes tienen la última oportunidad de enfilar el país hacia finalmente el camino del progreso, la estabilidad y una economía sólida. ¿Por qué les digo esto?

Porque en este periodo presidencial, donde todos los rancios abolengos y los más distinguidos apellidos (y otros no tanto) se unieron para llevar a Duque a la presidencia, evitando que Gustavo Petro llegue a la Casa de Nariño. Esto evidenció el cansancio, hastío de la indiferencia, falta de empatía y egoísmo de ustedes.

Así es señores de la elite. Ustedes en estos 4 años tienen la opción de seguir depredando el país, manejar el Estado colombiano como si fuera una finca que se divide en parcelas para ser asignadas a gamonales regionales, para crear leyes que sólo los benefician a ustedes y sus familias, o pueden marcar un camino donde todos los colombianos seamos tenidos en cuenta, donde comencemos a construir un ideal de nación más allá de Nairo Quintana o Yerry Mina, donde el Estado sea de todos y para todos, donde la justicia, las oportunidades de trabajo, a educación o la calidad en la salud no sólo sea para los más ricos, sino también para los más pobres.

Es más, ustedes tienen la costumbre de ver el apoyo a los pobres como asistencialismo ¡Dejen de pobretear a Colombia! Este gobierno debe crear programas para los más pobres y debe cerrar la brecha de inequidad, crear vehículos de ascenso social, traducción: crear programas que los ayuden a mejorar su condición no regalando nada, sino ayudándolos a buscar su sustento, enseñando.

El comportamiento mezquino que ustedes han tenido durante toda nuestra historia no demuestra siquiera maldad, demuestra franca estupidez. Ustedes no han sido capaces de darse cuenta de que, con menos inequidad, una sociedad más educada y con más ingresos, repercute directamente en mayores compras a sus empresas, a los productos producidos en sus fincas y menos ladrones en las calles (por ende ustedes se sentirán más seguros en las calles). Es una relación directa.

Los teóricos dirán que existen otros factores para que esto se cumpla, y sí, estoy de acuerdo. Pero esta es sólo la ecuación básica, en un debate más profundo podremos elaborar más. Les repito:  menos inequidad + trabajo + educación/para todos = +$$$
                                                                                                                 

Sean sagaces, que el egocentrismo, el egoísmo (que conlleva al miedo a perder lo que tienen) y la ceguera no los lleve a dejar el país en la misma situación que lo encontraron. Donde la corrupción se convirtió en un medio de subsistencia en las regiones, pero también es el vehículo que más se presta a sus intereses, donde los ciudadanos salen en masa a marchar por causas justas y no reciben más que 2 o 3 titulares de prensa, donde los que menos tienen se tienen que someter a los caprichos del cacique electoral de turno y donde la justicia refuerza la solidad del pueblo colombiano, porque ustedes no han sido capaces de acompañarlo.

Señores de la elite (y me encantaría que fuera señores y señoras, pero seguimos siendo un país absolutamente machista), la mejor manera de evitar que otro caudillo llegue al poder (pero esta vez de izquierda) llegue al poder, es poniendo al país en un rumbo de prosperidad, democracia, igualdad y justicia. No lo hagan por nosotros, háganlo por ustedes y sus intereses. Si al país le va bien, les puedo asegurar que a ustedes les irá mejor.








domingo, 8 de junio de 2014

¡NO ESTAMOS EN CRISIS! ¡SIEMPRE HA SIDO ASÍ!


Moral: Que no concierne al orden jurídico, sino al fuero interno o al respeto humano. Aunque el pago no era exigible, tenía obligación moral de hacerlo (RAE)
Ética: Conjunto de normas morales que rigen la conducta humana. Ética profesional (RAE)


Últimamente he escuchado a varias que la moral en Colombia está en ¡Crisis! Como si la violencia, la barbarie y la corrupción nunca se hubieran visto en el país, o ¿ no nos acordamos en porque había un guerrillero apodado “Sangre Negra”?, ¿de la crueldad de Pablo Escobar? O ¿simplemente las guerras sin fin durante el Siglo XIX? Estimados, esta moral que está en “crisis” es la misma moral que ha estado con los colombianos desde siempre.

La moral en los colombianos, es la que lleva aceptar el pago de narcotraficantes, contratistas, inversores de bolsa, grupos políticos y económicos, para sacar una ley que beneficia a unos cuantos, a costa del agua, alimentos, empleo, educación, etc...(pueden enumerar todo lo que nos hace falta en este país) ¿Es la misma moral que está en crisis?, yo les respondo...NO.

Esta es la moral que hay en Colombia, la misma moral que nos deja elegir líderes que tienen alianzas para asesinar campesinos como ocurrió en la parapolítica, tener como senadores a tipos que la única ideología que tienen son las cuotas burocráticas en sus regiones,  pensar “que el vivo vive del Bobo” o tener al egoísmo como principal motivación o la misma moral que dicta “todo vale”.

Estimados, la moral no es lo complicado, al fin al cabo es un tema individual, lo que me deja atónito es que la ética en Colombia, no va por un camino muy distinto. Si estas son las reglas morales que regulan la conducta humana, y esta conducta es la cual se opera en el día a día en Colombia como sociedad, estamos condenados al fracaso y a repetir los mismos errores que hemos venido repitiendo durante 200 años de historia.

Es más, debemos estar preparados para ver más ataques con ácidos, más estafas como los de interbolsa, más desfalcos al Estado a través de contratos, o simplemente leyes que benefician a algunos pocos; ya que la moral del “vale todo” se ha convertido en la ética que regula la sociedad colombiana; algunos no estarán de acuerdo, pero los hechos así lo demuestran.

Claro que esta ética y moral no sólo se aplica a aquellos quienes dirigen el país. Todos compartimos estos “valores colombianísimos”, como el creer que salir adelante significa que alguien debe perder, que hacer “conejo” es necesario cuando alguien da “papaya” o simplemente creer que cuando cruzamos caminando un semáforo en rojo, los carros deben para porque sí. Este tipo de cosas que parecen pequeñas son las que marcan el camino del país, debemos estar conscientes de eso.

Por eso, para cambiar esta ética y moral totalmente enfermas, debemos comenzar por cambiar nuestras perspectivas, nuestros hábitos, saber que con cada acción de nosotros en el día a día estamos contribuyendo a un mejor país. No es necesario estar en la presidencia para lograr cambios, si cada uno de nosotros se concientiza de su rol en la sociedad, seguramente, Colombia en unos años será muy distinta.  


No se pueden hacer grandes cambios en la sociedad, si no comenzamos por nosotros mismos, y muchos menos esperar a que un “salvador-candidato” venga a organizarnos.

martes, 6 de mayo de 2014

NO SON LOS CANDIDATOS



Escuchando las propuestas de los candidatos a la presidencia, viendo sus historias personales, sus recorridos profesionales y sus visiones acerca de Colombia; me doy cuenta cada vez más que ellos no son la causa de la triste realidad del país, sino son el producto de nuestra sociedad colombiana.

Son personas que se han formado en medio de la indiferencia que es parte de nuestra definición del ser colombiano, donde se afirma que ellos quieren cambiar el rumbo de Colombia, sin aceptar que ellos han sido de este grupo beneficiado de nuestra inequitativa historia,  y cuyas motivaciones para ser presidente no son las mejoras para el país, sino las ambiciones por el país.

Pero esto no es lo peor de esta campaña electoral. Lo peor es que el producto de nuestra sociedad tiene una ética totalmente retorcida y la moral es manejada por el dinero del narcotráfico y la guerra. No culpo a los candidatos, no culpo a los políticos, no culpo a presidente, todos y cada uno de nosotros somos culpables de esta oscuridad llamada Colombia.

¿Por qué somos un país inequitativo? Porque aceptamos y convivimos con la pobreza en nuestras puertas, las fronteras invisibles no sólo con las pandillas,  o es aceptable que un barrio “acomodado” tenga entre sus inquilinos habitantes de la calle, o mientras que en Cauca, Putumayo o Buenaventura están asesinando a sus habitantes, no hay trabajo y mucho menos educación, en Bogotá recibimos grandes marcas de ropa o actores de Hollywood. El argumento acá no es macroeconomía, acá no es Ministros de Hacienda. Acá el problema es de aceptación de la indiferencia, aprendimos a convivir con ella; y no veo cambios de esto en los candidatos.

¿No creen que el arribismo tan propio de los colombianos, que desconocen su origen indígena o africano, no se ve reflejado en la política? En lugar de crear iniciativas para crear empresa, hacer el Estado más ágil en el apoyo de la pequeña empresa, o apoyar al pequeño campesino, se les da subsidios y dádivas, que sólo pagan el día, y no cambian el rumbo. ¿Alguien ha visto propuestas que cambien el rumbo de los más pobres? ¿Qué no les den el diario sino un trabajo?

Los candidatos no son los culpables de esto. No son culpables que en Colombia se valore más lo que viene de afuera, que lo propio ¿o porque la gran mayoría de nuestros candidatos han sido formados afuera? , vemos que fulanito estudió en Harvard, suspiramos….y decimos: “Él debe ser muy inteligente”, les cuento…Samuel Moreno estudió en Harvard, y él más brillante no es, aparte de una persona deplorable.

Los candidatos son muy educados, eso no lo puedo negar, son gente preparada, con muy buenas credenciales. Pero ¿cuantos colombianos tienen acceso a esto? No deberíamos estar eligiendo a los pocos que tienen altos niveles de estudio, deberíamos estar eligiendo a quien maneje mejor ese conocimiento. Tenemos estos candidatos, porque “aquí votamos por el Dr.”….”vea que el sí sabe”…en lugar de votar, por las ideas, una vez más, no son los candidatos.

 Si a esto le sumamos, que entre los candidatos no hay nadie que venga fuera de las familias tradicionales, que están llamadas a gobernar, que pertenecen a los círculos exclusivos de Bogotá y Caldas. “Yo voto por él porque su papa fue, su abuelo fue, su tío abuelo,  su familia tiene, etc”. Los colombianos votamos por herencia, no por argumentos.

Tenemos estos candidatos que aceptan alianzas con ñoños, con los Ex – PIN o con los Yahir Acuña ¿Por qué? En Colombia todos y cada uno de nosotros piensa que el fin justifica los medios, porque cuando vamos tarde a una reunión “nos volamos” todas las normas de tránsito, aceptamos pagarle a alguien para obtener un trámite más rápido.


Así es colombianos, tenemos estos candidatos porque somos así, cuando salgamos a votar no se está eligiendo a alguien para gobernar, estamos votando por un reflejo de lo que somos…..espero que no de lo que queremos.

jueves, 5 de diciembre de 2013






En los últimos días conocí una canción de un artista belga que se llama Stromae, una canción que es Papaoutai (¿Dónde estás Papa?), habla del papa que partió y nunca volvió, ese papa que los dejó. Es triste, pero no voy a hablar de los padres ausentes o el sufrimiento de los hijos que nunca tuvieron una figura paterna.

Es importante porque cuando estaba escuchando esa canción, me enteré de la muerte del gran Nelson Mandela. ¿Pero porque la relaciono con esa canción? Porque Madiba es el padre de la libertad en África, que a la postre es para todo el mundo.  

No quiero hablar de lo que hizo o de sus logros. Quiero hablar del vacío que deja en la humanidad, ese gran vacío que deja un gran Padre cuando abandona a sus hijos. Como todo buen padre nos dio las herramientas (o el ejemplo en su caso) para seguir adelante, nos dio la claridad para encontrar que todos los hombres somos iguales, que la violencia no tiene justificación, a pesar de ser para luchar por la libertas, o sencillamente que debemos luchar hasta con la vida misma por lo que creemos (estaba dispuesto a morir durante su estadía en la Isla de Robben).
Algunos de ustedes dirán que estoy
 exagerando, probablemente. Pero ese es el sentimiento que siento cuando veo que la última persona del mundo que ha logrado cambiar a la humanidad. Darse cuenta de sus errores e intentar cambiar de rumbo.

Como todo Padre, lo que siempre buscó es que sus hijos fueran los mejores, en este caso, que se respetaran y toleraran los unos a los otros. Nunca con grandes pretensiones para ellos, simplemente, el trabajo duro de entender y asimilar que no todos somos iguales y que nuestra riqueza se encuentra en nuestras diferencias, no solamente raciales.

Debemos estar agradecidos con la vida de vivir en los tiempos de un gigante de la historia, Ghandi, Martin Luther King y la Madre Teresa estarán honrados de recibir a uno de los suyos.
 De nuestra parte, tendremos que seguir sus principios de respeto y amor, tratar de emular su vida; aunque aceptando con humildad que personas como él nunca serán imitadas. En este sentido, es nuestra labor aprovechar las herramientas que él nos dejó.

Papaoutai? Mabibaoutai?....espero que en cada uno de nuestros corazones y mentes para seguir tú camino.



Madiba: dejas un gran vacío en el mundo, pero una gran luz para seguir. 

domingo, 1 de septiembre de 2013

AYER SE LOGRÓ UNA GRAN PLATAFORMA PARA MAÑANA



Después de las grandes manifestaciones de esta semana (jueves 29 de agosto de 2013), debemos estar convencidos que nosotros, quienes sufrimos las consecuencias de las decisiones que toman nuestros dirigentes (pero también los elegimos), tenemos la capacidad de paralizar el país, con acciones civiles reivindicando nuestros derechos y recordándole al Estado sus deberes.

Lamentablemente, estas protestas fueron permeadas por la violencia. Quienes hicieron estos actos, están tan enceguecidos por su violencia que no les permiten ver que los efectos de estos actos sólo condenan a los campesinos y su protesta. Dan espacio para que los contradictores afirmen que estas marchas fueron motivadas por la guerrilla (los campesinos son los primeros damnificados de la guerrilla) o simplemente las descalifiquen. Aún más, la violencia sólo fortalece a personajes que son también son causantes de esta situación, como es el ejemplo de Don Alvaro.

Para fortalecer estas acciones y realmente tener un impacto de fondo, es necesario que las marchas trasciendan en el tiempo. Esto quiere decir, que después de la marcha, después de las protestas, después de concientizar a la sociedad de su fortaleza se debe tomar esta plataforma para hacerla llegar a espacios donde se tomen decisiones. Las protestas son sólo una explosión de descontento, pero el cambio se alcanza a través del tiempo.

Con esto no le estoy haciendo propaganda a ningún partido, no me gusta el Polo y su crítica exclusiva (aunque las críticas son muy buenas) y nunca proponen nada, no me gusta el Partido Liberal, ni el Partido Conservador que increíblemente han extendido sus redes de clientelismo por casi dos siglos, no me gusta el Partido Verde, que de Verde no tiene nada y mucho menos la Marcha Patriótica, que no tengo ni idea de su propuesta,  y ni hablar del Partido de la U, con el camaleónico Roy Barreras.

Por otro lado, llamo a los campesinos a que busquen soluciones estructurales, que cambien el rumbo, no el momento. No dejen que otros sectores que buscan sus propios intereses se aprovechen de ustedes, sigan su propósito y su propio plan, que nadie ni nada los interrumpa en su camino hacia las mejoras. Eso sí, siempre preservando la paz, nada vale la pena para lastimar al prójimo.

Destaco a las ciudades y su gran respaldo al paro agrario, demostrando que este país a pesar de sus diferentes velocidades, realidades e intereses, puede unirse alrededor de una causa justa. Destaco que quienes nacimos en Bogotá, Medellín o Cali seguimos atados a nuestras raíces campesinas, y demostramos el dolor de patria.



martes, 19 de febrero de 2013

¡ME ALTERA! ¡ME ALTERA!


Cada vez que prendo el televisor después de un día de estress laboral, comentarios aburridos, malas noticias y “contubernio oficinesco”, nada que me altere más que ver noticias por televisión. ¡Así es! Cuando llego con la esperanza de encontrar descanso y paz en mi lejano hogar, prendo el TV (esta caja maravillosa que produce la misma sensación de los simios con los platillos cuando Homero Simpson piensa)…y simplemente aparecen unos titulares como: ¡BEBE DE 4 DÍAS DE NACIDO ES DEJADO EN BASURERO! ¡ROBO A SU MADRE, MATÓ A SU PADRE Y GOLPEÓ A LA VECINA, TODO POR UN BON BON BUM! ¡POLÍTICO ASEGURA QUE NO TUVO NADA QUE VER CON EL DESFALCO!! Y así sucesivamente hasta llegar a sección del entretenimiento, que para mí de entretenida no tiene nada.

Me alteran estas noticias, porque no es suficiente con lo que cada uno de nosotros tiene que conocer, hacer, decir y omitir a diario, sino que de ñapa, debemos aguantarnos toda una dosis de periodismo mercantilista, hecho para el consumidor más no para el ciudadano.
Digo esto porque el periodismo en este país (y no soy periodista, sólo soy un tipo que escribe sobre lo que ve y luego opina), se ha centrado en competir por el rating más no por dar una información contundente y constructiva, la chiva se redujo al camarógrafo que primero llegue al derrumbe o a la escena de crimen. Es un ejercicio simple de tan noble e eimportante oficio.


No estoy hablando de poner más notas de “Colombia positiva”, donde muestran al Biblioburro por decimonovena vez, o donde sale un señor ayudando a los habitantes de la calle. Estos actos deben ser reconocidos y aplaudidos por todos nosotros. Pero eso una vez más, ignora el origen del problema, haciendo de nosotros unos “Homeros Simpson” que no digiere lo que se está mostrando y sólo se conforma con un “sentimiento bonito”….ahhh…todavía hay gente buena.

Quiero decir, que en lugar de mostrar al joven que acabó con su núcleo familiar y la vecina, se muestre por qué la juventud ha llegado a ese punto. Será que este adolescente estaba en las drogas debido al cambio que sufre Colombia de un país productor a uno consumidor, será que la violencia intrafamiliar (de la cual, los colombianos menos favorecidos son los que más la padecen) tuvo consecuencias directas en su crecimiento (¿Analizamos la localidad? ¿Hablamos con el ICBF?) O simplemente la impotencia de no encontrar trabajo lo llevo a desfogarse por un bon bon bum (¿La ley del primer empleo si ayuda a este sector de la población? ¿La falta de cualificación es una barrera para el primer empleo?). Son muchas posibles causas que podríamos analizar.

Las acciones de las personas y los delitos que cometen no es lo importante para informar, la noticia debe ser por qué esos delitos son cometidos. Lo que pasó con el joven es sólo una consecuencia, no es la noticia. Por ejemplo, la noticia no sería que el político haya negado el desfalco (a pesar de existir pruebas), sino que debido al poco control de las autoridades (o consentimiento) y al carrusel realizado por el susodicho pudo robar cierta cantidad de dinero, valdría la pena conocer que autoridades están involucradas, la ley que dice sobre esto, el origen del político, el análisis de su votación, consecuencias sobre las votaciones en el congreso, etc.

Esto no significa que me voy a sentir menos alterado, pero por lo menos voy a tener un poco más de contexto sobre lo que estoy viendo en TV. Tendría más elementos de juicio para tomar una posición frente a determinadas situaciones, en lugar de sólo fatigarme y en ciertas ocasiones, hasta sentir repugnancia por algunos  hechos. Además de la guerra descarada por el rating, que en lugar de construir país, lo sumen cada vez más en la ceguera e ignorancia.

Por eso hago un llamado a los encargados de este oficio, que retomen el camino informativo y analítico. Y si no es posible, les pido a mis conciudadanos que al mirar estas noticias, tengamos un filtro, que analicemos lo que vemos y escuchamos, que nos informemos por otras vías, si no es posible tener la información de los medios en televisión.

Pero lo más importante es que cada día salgamos de nuestras casas dispuestos a cambiar lo que nos rodea, sólo así, dejaremos de ver estas noticias en TV.